16º H 93
San Miguel de Tucumán

Martes 18 de Mayo de 2021

20/06/2018

El Mundo

COLUMNA

Desmitificar el relato

La política exterior de la Argentina no está subordinada a los Estados Unidos. Escribe Ricardo Arredondo, desde Los Angeles
Ampliar (1 fotos)

Naciones Unidas

Ricardo Arredondo
@arredondos

Columnista internacional / Profesor de derecho internacional público (UBA)

Por Ricardo Arredondo*

Hay quienes insisten de manera reiterada que la política exterior de la República Argentina está, por decirlo de algún modo, subordinada a los Estados Unidos. Es un mantra que ha sido repetido incesantemente desde que Mauricio Macri asumió el Gobierno y decidió “reinsertar” a Argentina en el mundo. Sin embargo, una rápida mirada a los números (dato objetivo si los hay) permite observar un panorama totalmente distinto. Un herramienta valiosa para ello es comparar cómo vota cada país los diferentes proyectos que se presentan en las Naciones Unidas. Ese patrón de voto muestra una coincidencia de votos de apenas un 27% en 2017. Es decir que la Argentina coincidió con los Estados Unidos una de cada cuatro votaciones. Nuestro país concordó con los Estados Unidos en 17 ocasiones; mientras que en 60 se opuso y hubo 16 convergencias parciales.

Desde hace 34 años, el Congreso estadounidense requiere que el Departamento de Estado presente un informe anual que compare el récord de votación de Estados Unidos en las Naciones Unidas con el de cualquier otro país del mundo. La idea es cuantificar y demostrar la frecuencia con la que otros países votan con los Estados Unidos o en su contra.

Generalmente, este informe pasa desapercibido. Sin embargo, este año la evaluación parece tener otro carácter. La prensa estadounidense afirma que la representante permanente ante las Naciones Unidas, Nikki Haley, estaría tratando de condicionar la ayuda exterior estadounidense y el gasto en las Naciones Unidas según los registros de votación de los países, por lo que hay mucho en juego.

El Departamento de Estado publicó en mayo (aunque el documento lleva fecha de marzo) su “Informe de prácticas de votación en las Naciones Unidas 2017”. De modo general, el estudio exhibe ostensiblemente que la mayoría de los Estados Miembros de la organización rara vez se pusieron del lado de los Estados Unidos en la ONU. Por otro lado, el informe es objeto de crítica porque se sostiene que en esta ocasión se ha utilizado una metodología diferente respecto de los años anteriores y que las estadísticas podrían engañosas.

En todo caso, salta a la vista que el reproche de que la República Argentina sigue los “designios del hegemón” es totalmente infundada y, en un debate honesto, debería ser dejada de lado.


* Profesor de derecho internacional público (UBA)


Recomienda esta nota: