20º H 41
San Miguel de Tucumán

Jueves 01 de Octubre de 2020

31/07/2020

Política

Kicillof no tuvo acuerdo para tomar más deuda y se tensa la relación con Vidal y los intendentes

Ampliar (1 fotos)

Kicillof está otra vez en dificultades por el endeudamiento

LA PLATA.- El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, no logró consenso en la disputa que sostiene con la oposición liderada en la provincia por María Eugenia Vidal, para obtener fondos frescos a través de un nuevo endeudamiento y reperfilar deuda ya contraída.

Por esta razón no se llegó a un acuerdo para tomar 500 millones de dólares nuevos de deuda con organismos multilaterales de crédito, otros 20.000 millones de pesos para regularizar atrasos de Tesorería y 8000 millones de pesos más para emitir Letras del Tesoro.

Es que el mismo proyecto de ley que se cayó anoche en la Legislatura incluye además la posibilidad de redireccionar a discreción otros 200 millones de dólares tomados por su antecesora.

El ministro de Hacienda y Finanzasde la provincia, Pablo López, acusó a la oposición: "No contribuye a la gobernabilidad, no estamos pidiendo nada descabellado. Son montos razonables", dijo esta mañana el funcionario en Radio Provincia. Y acusó a los representantes de Juntos por el Cambio de "oportunistas que buscan sacar rédito político".

En tanto, los bloques de Diputados y Senadores del Frente para la Victoria acusaron anoche a Juntos por el Cambio de asumir una "actitud penosa e irresponsable".

"Es una lástima que en vez de ayudar a los y las bonaerenses - e incluso a los intendentes de sus fuerza- los legisladores hayan decidido cumplir las instrucciones de su jefa política María Eugenia Vidal", se dijo en un comunicado conjunto. "La gravedad de la hora no admite especulaciones ni sectarismos".

La discusión legislativa estalló justo el día previo al vencimiento de hoy para adherir a la negociación de canje de la deuda nominada en dólares, por unos 7.800 millones.

La provincia ya está en cesación de pagos, por dos bonos y busca un acuerdo general con los acreedores externos. En tanto busca tomar nuevos créditos con organismos multinacionales de crédito.

Naturalmente, la pelea de fondo es política. Y los intendentes son la principal resistencia. Pero no sólo los opositores. Desde el inicio de la pandemia la provincia de Buenos Aires transfirió a los 135 municipios 14 mil millones de pesos, en aportes no reintegrables o reintegrables.

Lejos de conformar a los intendentes, los alcaldes se quejan por el sistema de reparto de los fondos recibidos. Exigen que se condonen deudas de créditos y esperan nuevos envíos.

La asistencia tiene dos renglones distintos. Los Aportes del Tesoro Provincial no reintegrables representan el 70 por ciento de las transferencias: unos 10.000 millones de pesos.

Por cuerda separada, otros 30 por ciento son aportes reintegrables correspondientes a un Fondo Especial de Emergencia: 4.000 millones que, de acuerdo a lo firmado, los alcaldes deberían comenzar a devolver en agosto próximo. En seis cuotas a tasa cero.

Pero ahora llega agosto y los alcaldes presionan para renegociar este acuerdo. Es injusto, opinan, y reclaman más cuotas de pagos, con varios meses de plazo de gracia, como mínimo. Los más exigentes pretenden transformar las transferencias reintegrables en no reintegrables.

Los intendentes opositores son la voz visible de estas demandas. Los oficialistas callan porque temen un recorte de transferencias, pero acompañan. Kicillof pidió el endeudamiento para la provincia ya en plena cuarentena.

Los intendentes comenzaron a hacer números. Exigen, a cambio de que sus legisladores levanten la mano, que se les difieran o condonen las transferencias que ya se giraron como préstamos dado que las consideran injustas. No sólo por ser aportes reembolsables. También por el método utilizado para el reparto.

La discusión iniciada por los intendentes para que se reprograme o se cancele sus compromisos, no es dialéctica. Está atada a los números en la Legislatura.

Kicillof está dispuesto a reprogramar el pago de estos créditos en 18, cuotas, desde enero, según expresó en la Ley de Financiamiento, en su artículo primero. Allí menciona que el cronograma de devolución del Fondo Especial de Emergencia Sanitaria de contención Fiscal Municipal, podrán extenderse en hasta 18 meses.

Pero algunos intendentes de Juntos por el Cambio consideran que aún así es injusto. Y mediante legisladores que responden a los alcaldes presentaron alternativas.

"Nuestro bloque pidió en Diputados de la provincia que estos compromisos se paguen a partir del final de la pandemia en 24 meses", informó Gustavo Posse a LA NACION, en referencia a un proyecto de Walter Carusso y Fernando Pérez.

Hay además un proyecto impulsado por la esposa del intendente de Tres de Febrero, Diego Valenzuela, para que el Fondo Especial de Emergencia Sanitaria para la Contención Fiscal Municipal creado por decreto 264/2020 sea una ayuda financiera no reembolsable.

La negociación avalada en público por los intendentes opositores tiene por lo bajo el aval de los intendentes peronistas, que son mayoría en el AMBA, donde el parate de la actividad económica fue mayor.

Recomienda esta nota:

Ranking