10º H 66
San Miguel de Tucumán

Martes 26 de Mayo de 2020

01/04/2020

Sociedad

Coronavirus en la Argentina: Quién es el médico del Garrahan infectado

Ampliar (1 fotos)

Juan Pablo Princich tiene 42 años

Juan Pablo Princich tiene 42 años, es médico y se especializa en el diagnóstico por imágenes de la epilepsia. Trabaja desde 2009 en el Hospital Garrahan y hasta hace pocos días era el hombre atrás del resonador magnético del mayor hospital de pediatría del país. Es el primer médico del Garrahan que contrajo coronavirus . No viajó al exterior sino que se contagió trabajando como médico, "por circulación comunitaria", según informan en el hospital. Está internado en una sala común en el sanatorio Finochietto , de Palermo, donde permaneció en terapia intensiva desde el viernes último, sin necesidad de asistencia respiratoria.

Princich es uno de los jefes del servicio de resonancia magnética. Como se especializa en neuroimágenes, es el responsable de emitir los informes de los pacientes, pero no está en contacto con los chicos que se atienden en el hospital. Esto es así porque es otra persona la que coloca al paciente pediátrico, sedado, dentro del resonador. Princich no toma contacto directo sino que permanece en el cubículo plomado desde donde realiza los diagnósticos, explicaron los voceros del hospital.

Además de trabajar en el Garrahan, el médico es investigador del Conicet, y trabaja en el Hospital El Cruce, en Florencio Varela. Fuentes consultadas por LA NACION indicaron que fue allí donde Princich se habría contagiado con Covid-19 , al tomar contacto con otro médico que desarrolló la enfermedad, también sin haber viajado al exterior. Esta última información no fue confirmada por las autoridades del Garrahan.

"Para nosotros no es una sorpresa. Este es el primer caso, y va a ser el primero de muchos a medida que avance la epidemia. Todos los días vienen al hospital más de 2500 trabajadores, y tenemos en licencia a unas 700 personas con hijos menores a cargo o enfermedades preexistentes. Vamos y venimos todos los días. Cualquiera de nosotros podemos estar trayendo el virus al hospital", dice a LA NACION Guillermo González Prieto, presidente del Consejo de Administración del hospital.

Princich concurrió al Garrahan por última vez en dos oportunidades: el 18 de marzo, donde tuvo contacto con un grupo más amplio de médicos, enfermeras, técnicos y personal de limpieza. Se trata de un grupo de 15 personas, que desde que se confirmó la enfermedad, guardan cuarentena. El período de aislamiento obligatorio para estas personas concluye hoy. A partir de mañana, esas personas estarían en condiciones de volver a trabajar.

"Tenemos información de que una técnica desarrolló síntomas, y presenta un cuadro febril, lo mismo que el padre de la técnica. También una mujer que trabaja en el servicio de limpieza. Pero hasta hoy ninguno de ellos fue testeado ", denunció Raquel Leyría, enfermera del hospital y delegada de la Asociación de Trabajadores del Estado en el Garrahan. Por su parte las autoridades del hospital afirmaron que todos los pacientes en cuarentena permanecen asintomáticos. Y que están monitoreando a todos los casos.

"No tenemos posibilidad de testear a todos los médicos y personal del hospital. Trabajamos a partir de la declaración de un caso sospechoso, aislando a quienes tomaron contacto directo", dice González Prieto.

"La diferencia es que en el Hospital El Cruce fueron testeados los trabajadores de la salud que estuvieron en contacto con él. Peor nosotros, no. Por eso exigimos que se realicen estudios a todo el personal que trabaja en el hospital, si ya estamos en fase de transmisión comunitaria", dice Leyría.

ATE también denunció que en el hospital escasean el alcohol en gel y el jabón mediante un comunicado publicado en su página de Facebook. También reclaman que hay pocos guantes y que los barbijos que disponen no son los que indica la OMS, sino los comunes. "No tenemos camisolines aislantes, ni guantes o botas ni mamelucos, ni nada de lo que se indica para la atención de pacientes. Tampoco sabemos si nosotros mismos tenemos el virus y si estamos contagiando. Exigimos testeos para todos los profesionales y trabajadores de la salud", dice la delegada.

El médico Princich volvió a ir al hospital el 21 de marzo, cuando tuvo contacto solo con cuatro personas, ya que los turnos estaban suspendidos y solo se realizaban resonancias para pacientes internados. Esas cuatro personas permanecen aisladas y terminarán su cuarentena el sábado próximo.

LA NACION se comunicó con el Hospital de Alta Complejidad El Cruce para consultar sobre la evolución de las personas en cuarentena, pero nadie atendía los teléfonos del conmutador.

A partir del 21 de marzo, cuando comenzó con síntomas, Princich no concurrió más a los hospitales en los que trabaja. Según se supo, el 24 de marzo se comunicó al 107 y solicitó ser testeado, y aunque insistió le informaron que no aplicaba por no reunir todos los requisitos del protocolo: haber estado en contacto con infectados o haber viajado al exterior. Tres días más tarde volvió a pedir asistencia y los resultados estuvieron disponibles el 28 de marzo. A partir de entonces, las autoridades del Garrahan, que ya estaban al tanto de la situación, informaron a los trabajadores y médicos que debían guardar cuarentena hasta que finalizara el período de 14 días a partir del último contacto.

El hospital Garrahan
El hospital Garrahan

"Lo que es gravísimo es que todas esas personas estuvieron en contacto con otros, todo ese tiempo, pudiendo propagar el contagio", apunta la delegada de ATE-Garrahan. "¿Y si las enfermeras y los técnicos nos enfermamos? Nadie cuida a los que estamos cuidando. ¿Y después. quién va a cuidar a los niños?", reclamó la enfermera.

"Nosotros aislamos a quienes estuvieron en contacto directo con un caso sospechoso, por desarrollar síntomas. Si no sería toda la población", explicó González Prieto. "Estamos trabajando de manera mancomunada con los otros dos hospitales pediátricos de la ciudad para coordinar de la mejor manera la atención de los casos de coronavirus de pacientes infantiles que recibamos. Esto es algo inédito. Hoy tuvimos la segunda reunión y creo que va a dar buenos resultados", dice el presidente del Consejo de Administración del Garrahan.

El perfil de Princich como investigador de Conicet detalla que es médico y doctor en Medicina por la Universidad de Buenos Aires (UBA). Su línea de trabajo está basada en el diagnóstico por imágenes en el área de la neuroradiología diagnóstica de adultos y en pediatría, ambas orientadas a la epilepsia. Trabaja en las fases iniciales de diagnóstico y participa activamente en el planeamiento de procedimientos para implantes de electrodos intracerebrales de pacientes con epilepsia fármaco-resistente. Está involucrado en los proyectos de investigación que incluyen el uso de neuroimágenes avanzadas para el análisis de la conectividad cerebral. Además trabajó hasta hace dos años en la Fundación Favaloro.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

"Lo que es gravísimo es que todas esas personas estuvieron en contacto con otros, todo ese tiempo, pudiendo propagar el contagio", apunta la delegada de ATE-Garrahan. "¿Y si las enfermeras y los técnicos nos enfermamos? Nadie cuida a los que estamos cuidando. ¿Y después. quién va a cuidar a los niños?", reclamó la enfermera.

"Nosotros aislamos a quienes estuvieron en contacto directo con un caso sospechoso, por desarrollar síntomas. Si no sería toda la población", explicó González Prieto. "Estamos trabajando de manera mancomunada con los otros dos hospitales pediátricos de la ciudad para coordinar de la mejor manera la atención de los casos de coronavirus de pacientes infantiles que recibamos. Esto es algo inédito. Hoy tuvimos la segunda reunión y creo que va a dar buenos resultados", dice el presidente del Consejo de Administración del Garrahan.

El perfil de Princich como investigador de Conicet detalla que es médico y doctor en Medicina por la Universidad de Buenos Aires (UBA). Su línea de trabajo está basada en el diagnóstico por imágenes en el área de la neuroradiología diagnóstica de adultos y en pediatría, ambas orientadas a la epilepsia. Trabaja en las fases iniciales de diagnóstico y participa activamente en el planeamiento de procedimientos para implantes de electrodos intracerebrales de pacientes con epilepsia fármaco-resistente. Está involucrado en los proyectos de investigación que incluyen el uso de neuroimágenes avanzadas para el análisis de la conectividad cerebral. Además trabajó hasta hace dos años en la Fundación Favaloro.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Protegido por reCAPTCHA: Condiciones Privacidad

gdaMiembro de GDA.Grupo de Diarios AméricaData fiscal

Copyright 2020 SA LA NACION | Todos los derechos reservados

Recomienda esta nota:

Ranking

Tweets by HolaTucu