12º H 69
San Miguel de Tucumán

Domingo 09 de Agosto de 2020

23/07/2020

Tucumán

NORMATIVA

"Se fueron caliente": DNI y escándalo en un telo tucumano

El lunes pasado los hoteles de alojamiento reabrieron sus puertas al público con los protocolos correspondientes. Algunos requisitos causaron polémica.

Él dejó la moto en un estacionamiento a dos cuadras, caminó la Chacabuco y dobló en la General Paz, hacía cuatro meses que no venía para la zona. Ella lo vio venir desde la esquina, se saludaron tímidamente y entraron juntos. 

“¿A cuánto está la hora?” preguntó él. Le pareció caro: “Qué va a hacer”, se dijo. Y sacó la billetera. “Ella lo vale”, habrá pensado. Entonces cuando quiere perfilar para el pasillo que conoce de memoria, escucha: “Los documentos por favor, tienen que dejar la fotocopia”.

Él, desprevenido, nunca leyó los protocolos, pensó que era broma, pero no, no lo era. Entonces, incrédulo discute y pelea. Pero no hay caso: “Sin copias del DNI, no pasa nadie”, le aseguran y él entiende que esta vez el chamuyo que a veces le abrió las puertas de los bailes, no le va a servir de nada. No es joda la nueva normalidad. 

No está seguro si porta el documento, pero no le importa, no está dispuesto a dejar una fotocopia, pasa por alto la recomendación de la recepcionista que le indica que en la esquina hay una fotocopiadora, él está enojado, con el requisito, con la situación, con todo. Ella, también enojada, lo mira y él le dice: “Nos vamos” y salen juntos por la puerta hacia la General Paz.  

Sucede que, en los telos de Tucumán, ahora, para tomar una habitación es condición indispensable entregar fotocopia del documento, algo que a más de una pareja incomoda: “Son varias las personas que vinieron y no quisieron entregar la documentación, entonces nos los dejamos pasar. El otro día hubo unos que se enojaron, se fueron calientes”, explica una recepcionista de un conocido albergue transitorio. 

“Hay mucha gente que se rehúsa porque consideran que es una situación intima. Aunque también ha venido mucha gente con los papeles ya listos”, agrega.

Los hoteles de alojamiento empezaron a funcionar el lunes por la mañana, sin embargo, lejos estuvo de colmarse la expectativa del sector: “Estamos trabajando a menos del 20 de lo que solíamos hacerlo antes de la pandemia”, afirmo el encargado de otro albergue transitorio, ubicado en la zona céntrica. 

“No creo que venga menos gente por el tema del documento, puede que algo influya. Pero yo creo que tiene que ver con que todavía hay miedo al contagio, que de a poco se irá perdiendo, sumado a que la gente anda con poca plata”, opina. 

“La mayoría ya viene con el documento fotocopiado, hubo uno o dos casos que se fueron hasta el frente para hacerle fotocopias y volvieron”, cuenta el empleado. 

En tanto, eltucumano.com recorrió algunos comercios cercanos a varios albergues consultando si aumentó la demanda de fotocopias: “Para nada, desde el lunes hasta hoy estamos trabajando igual que los últimos meses”, fue la respuesta contundente de uno de los comerciantes, con la que, palabras más, palabras menos, coincidieron todos los consultados.

“No fue un buen comienzo, pero igual necesitábamos abrir y poder trabajar. Esto es mejor que nada”, afirmaron desde un hotel de zona norte. 

“El horario pico suele ser a la mañana o a la siesta, pero tranquilo por ahora. Todavía no tuvimos el primer fin de semana, para entonces esperamos que la cosa levante, sobre todo a la noche”.

Por el momento, los tucumanos no han invadido los cuartos de hotel para compartir la piel, querida. Tal vez se han acostumbrado a las bondades de los espacios semipúblicos, o a la pulcritud del amor virtual y no presencial. O tal vez, simplemente sea cuestión de esperar un poco, un poquito más para que la nueva normalidad sea menos nueva y más normal, para que entonces sí, desprejuiciados, desinhibidos, desacobardados, recuperemos los espacios donde fuimos felices. 

Fuente: eltucumano.com


Recomienda esta nota:

Ranking