º H
San Miguel de Tucumán

Miércoles 17 de Abril de 2024

22/02/2024

Columnas y Opinión

Crisis

El agua en Tucumán: una crisis sin solución a la vista.

La situación del agua en Tucumán continúa siendo un desafío sin una solución clara a la vista, marcada por su aspecto de turbidez y la creciente frustración de los vecinos ante la falta de respuestas adecuadas por parte de los funcionarios.
Daniela Aguirre
@MDaniAguirre

Redactora

Los vecinos del Barrio Sur hasta la Avenida Roca de nuestra ciudad capital han venido expresando sus quejas hacia la Sociedad Aguas del Tucumán (SAT) pero sobre todo, a su director, Marcelo Caponio. Esta preocupación no se limita únicamente a la escasez de agua en localidades tales como Tafí Viejo y Yerba Buena, sino que se agrava por la turbidez del agua, su olor desagradable y la falta de respuestas claras por parte de las autoridades pertinentes.

Por su parte, Caponio justificó la turbidez del agua en una entrevista para La Gaceta, explicando que se debe a la acumulación de sedimentos debido a la disminución del nivel del dique El Cadillal. Aunque se lleva a cabo un proceso de tratamiento en la planta del Cadillal, el agua continúa saliendo turbia, especialmente en las zonas bajas de la ciudad, como Barrio  hacia la Avenida Roca. En contraste, las áreas más elevadas, como la zona norte, experimentan menos problemas con la turbidez.


Tucumán, no lo entenderias.


El concejal radical de la capital, José María Canelada, desafió a Caponio a beber agua del grifo. En respuesta, Caponio aceptó el desafío en un video que se volvió viral en las redes sociales, asegurando que la turbidez "no representa un riesgo para la salud de la población", aunque reconoció la comprensible reticencia de la gente a consumir agua en esas condiciones. A diferencia de épocas anteriores, donde se aconsejaba hervir el agua debido a problemas como el cólera, ahora se sugiere simplemente dejar decantar los sedimentos.

Recientemente, los concejales José María Canelada y Gustavo Cobos presentaron un informe que revela la baja calidad del agua en dos barrios de la capital. Según los resultados de dos muestras realizadas por el Gobierno de Tucumán, una en 2023 y otra en 2024, el agua no sería apta para el consumo humano debido a la presencia de bacterias, incluyendo coliformes totales. Este descubrimiento indica la contaminación del agua con bacterias provenientes de desechos fecales.

La escasez de agua en algunos barrios y localidades, junto con el brote de dengue y una ola de calor aparentemente interminable, además de la baja calidad del agua potable, plantean la pregunta: ¿Qué pueden hacer los tucumanos en esta situación? Por el momento, la solución parece ser comprar bidones de agua para consumo y cocina, y esperar... algo a lo que lamentablemente estamos acostumbrados a hacer y soportar.

Recomienda esta nota: