22º H 88
San Miguel de Tucumán

Miércoles 29 de Enero de 2020

10/01/2020

Tucumán

Tucumán arde: ¿cómo prevenir los golpes de calor?

El Ministerio de Salud Pública de la Provincia brinda una serie de recomendaciones para que las altas temperaturas no sean razón para no poder disfrutar el fin de semana.
Ampliar (1 fotos)

Mantenerse hidratado, una de las principales recomendaciones para prevenir golpes de calor. (Crédito: Ministerio de Salud Pública de Tucumán)

El intenso calor y las altas temperaturas que agobia a los tucumanos hace que sean vulnerables a la posibilidad de sufrir un golpe de calor. Desde el Ministerio de Salud Pública brindó una serie de recomendaciones para evitarlas, en especial en bebés, niños pequeños, adultos mayores de 65 años y personas con enfermedades crónicas.

El golpe de calor se produce por la pérdida de agua y sales esenciales que el cuerpo humano necesita para el buen funcionamiento. 

Los efectos del golpe de calor

- Temperatura del cuerpo 39° 40° o mayor (medida en la axila)

- Piel roja caliente y seca (se agota la transpiración)

- Respiración y frecuencia cardiaca acelerada

- Dolor palpitante de cabeza

- Alteración del estado mental y del comportamiento como: vértigos, mareos desorientación, delirios, confusión o pérdida de conocimiento

- Convulsiones
En caso de presentar alguno de estos sintomas es importante consultar en el Hospital o CAPS más cercano.

Es importante seguir las siguientes recomendaciones para evitar un golpe de calor: 

- Mantenerse hidratado con agua confiable, aún si no sentís sed.

- Consumir frutas y verduras.

- Evitar el sol directo, especialmente entre las 11 y las 16 horas.

- Evitar el consumo de infusiones calientes, bebidas alcohólicas ni con mucha azúcar.

El agotamiento por calor es un estado previo al golpe de calor y hay que reconocerlo para prevenir una situación más grave: 

- Sudoración excesiva: en los bebés puede verse la piel muy irritada por el sudor en el cuello, pecho, axilas, pliegues del codo y la zona del pañal (sudamina).

- Piel pálida y fresca

- Sensación de calor sofocante

- Sed intensa y sequedad en la boca

- Calambres musculares

- Agotamiento, cansancio o debilidad

- Dolores de estómago, inapetencia, náuseas o vómitos

- Dolores de cabeza

- Irritabilidad (llanto inconsolable en los más pequeños)

- Mareos o desmayo  


Recomienda esta nota: